Desarrollo Rural

Desarrollo rural

El objetivo del área de Desarrollo Rural de la Fundación Botín es el desarrollo sostenible del espacio rural del valle del Nansa en Cantabria a partir de sus propios recursos naturales, paisajísticos, económicos y culturales. Para ello, se trabaja en base a seis fases de actuación: definición, elección del territorio, análisis territorial y paisajístico, diagnóstico y redacción del plan de acción e implementación.

Una de las principales iniciativas de la Fundación Botín dentro de su área de Desarrollo Rural es el Programa de Iniciativas Empresariales «NANSAEMPRENDE«, orientado al fomento y promoción de proyectos susceptibles de fortalecer y ampliar el tejido empresarial del medio rural cántabro.

NANSAEMPRENDE se apoya en dos líneas de acción fundamentales: la formación empresarial y el apoyo a los emprendedores que quieran establecer nuevas empresas o negocios en estos territorios. Para ello, se ofrece a los participantes la posibilidad de identificar su potencial emprendedor, formarse en técnicas básicas de gestión y analizar la viabilidad de sus proyectos empresariales, especialmente el diseño de sus planes de negocio.

Desde su lanzamiento en 2011 se han consolidado un total de 47 iniciativas empresariales, que tienen una facturación conjunta de más de 2M€ y una generación de empleo de más de 80 puestos de trabajo en los territorios del Saja Nansa y Liébana, las comarcas donde se inició el programa, siendo el 2022 el año en que se extiende a toda Cantabria.

Programa de Desarrollo Rural

Conoce todos los proyectos de desarrollo rural que impulsa la Fundación Botín desde el área de Desarrollo Rural.

Plan Desarrollo Rural: Programa Patrimonio y Territorio

El Programa Patrimonio y Territorio pretende ser una ayuda al desarrollo rural. Considera que el territorio, con todos sus recursos naturales, paisajísticos, culturales, económicos y, sobre todo, humanos, constituye un patrimonio -lo que hoy se considera capital territorial- que debe entenderse y gestionarse como un todo, de forma global y mediante acciones de carácter transversal. Para ello, desde el Programa Patrimonio y Territorio se propone un plan de acción a medio y largo plazo, que tiene como principal objetivo promover dinámicas de desarrollo rural sostenible en el Valle del Nansa y Peñarrubia, a la vez que ayuda a mantener la población en la región y dotarla de las condiciones necesarias para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Para la consecución de dichos objetivos, el plan de acción  fijado por el Programa Patrimonio y Territorio, se articula en cuatro ejes estratégicos: territorio, patrimonio, cultura y paisaje. Cada uno de estos ejes cuenta con sus propias metas y acciones, pero todos ellos están vinculados entre sí, tal y como corresponde al carácter global, transversal y coordinado de la propuesta de intervención.

En la actualidad la Fundación Botín está participando junto con el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Valderredible, en la redacción y ejecución de un Plan de Dinamización para este municipio del sur de Cantabria,  fundamentado  en los principios y experiencias de la puesta en marcha del Programa de Desarrollo Rural Patrimonio y Territorio.

Programa patrimonio y territorio

Las propuestas de actuación de la Fundación Botín en esta materia, se caracterizan por la  transversal de las diferentes acciones de carácter estratégico en materia de planificación territorial, desarrollo económico,  patrimonio cultural y paisaje, y dinamización rural. Todas ellas planteadas en estrecha colaboración los agentes implicados en el territorio.

Proyectos de Desarrollo Rural: Desarrollo Económico

A través de su Programa de Desarrollo Económico, la Fundación Botín trabaja para contribuir al desarrollo económico del entorno rural cántabro, basado en las actividades desarrolladas tradicionalmente, como agricultura, ganadería, hostelería, artesanía, etc.

Entre sus principales objetivos, se encuentra la innovación y búsqueda de alternativas para las actividades productivas, la identificación de nichos de negocios basados en las actividades tradicionales, fomentar la diversificación económica en el medio rural o facilitar la inversión de capital externo. Para su consecución, el programa trabaja en el desarrollo de proyectos piloto como efecto demostrativo, la formación del tejido productivo, la actualización de conocimientos o la modernización de servicios y explotaciones, entre otras medidas.

Entre los proyectos pilotos más destacados, se encuentra el programa «Desarrollo de un sistema integral de producción y comercialización de carne de vacuno de calidad en el valle del Nansa y Peñarrubia», que se puso en marcha en colaboración con la Escuela de Ganadería de Montaña del CSIC con el objeto de fomentar la producción de vacuno de carne de calidad, que se concretó en un proyecto para incentivar el cebo de los terneros inscritos en la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Carne de Cantabria. Una vez verificado el sistema de producción se llegó a un acuerdo con la cadena de supermercados cántabros LUPA, por medio del cual la cadena adquiría directamente a los ganaderos, evitando intermediarios, la totalidad de la carne producida en estas condiciones para su comercialización lo que ha supuesto un incremento del 51% en el beneficio final para los ganaderos.

Fruto de la consolidación y viabilidad del proyecto, los ganaderos constituyeron AFTECA, (Asociación para el Fomento de la Ternera de Cantabria), órgano que en la actualidad coordina la gestión de los controles, sacrificios y negociaciones con LUPA, de forma autónoma, contando con el seguimiento tanto de la Fundación Botín como del CSIC.

Transcurridos más de 10 años desde sus inicios, el Proyecto de Promoción Ganadera continúa manteniendo el liderazgo en la producción de carne certificada en Cantabria, representando el 65% de los animales certificados en la región.

A modo de ejemplo, en 2020 se sacrificaron 2.454 reses, que representa un incremento de un 30% sobre la cifra de 2019, lo que supone la certificación de 600.000 kilos de carne de IGP carne de Cantabria y unos ingresos de 2,5 M de € para los 130 ganaderos, de todo el territorio de Cantabria, que están activos. Fruto de esta consolidación, el proyecto ha contribuido a la estabilidad económica de los proveedores, que han mantenido su actividad diaria.

Además, con el objetivo de contribuir a la mejora socieconómica de la población  mediante la promoción del turismo, se ha desarrollado la web Valle del Nansa, utilizando el patrimonio con fines de desarrollo y valorización integral de los potenciales endógenos del territorio. Con el lema “Conoce el valle del Nansa y Peñarrubia, un Territorio que sorprenderá por su riqueza patrimonial, cultural y paisajística”, la web propone itinerarios de paisaje, de núcleos, fluviales, vinculados al patrimonio industrial y caminos históricos, y cada punto de interés cuenta con una ficha detallada que incluye información, imágenes y coordenadas de su geoposicionamiento.

Dentro del área de Desarrollo Rural de la Fundación Botín, el Programa de Desarrollo Económico también realiza numerosas acciones formativas, además de otras actividades relacionadas con el sector primario y vinculadas al desarrollo económico del valle del Nansa y Peñarrubia, tales como viajes y visitas a otras explotaciones e industrias primarias de referencia, las jornadas “Comercio electrónico desde el medio rural” o “Atrévete – Conoce la realidad. Emprende desde cualquier lugar”.

Dinamización rural

Otro de los programas de desarrollo rural es la Dinaminación rural. Desde los comienzos del área de Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio en el Valle del Nansa y Peñarrubia, se ha dado mucha importancia a la animación sociocultural, dirigida tanto a mayores como a niños y jóvenes, como base del trabajo de proximidad que exige cualquier iniciativa de desarrollo rural. A través del estrecho contacto con la población de la región, es posible conocer de primera mano sus necesidades e inquietudes en materia de educación, cultura, deporte, mayores… ofreciéndoles nuevas iniciativas que amplíen sus horizontes.

Una de las prioridades de la Fundación, en colaboración con la Consejería de Educación y Cultura, es dar un valor añadido a los colegios del Nansa, fortaleciendo su oferta educativa y consolidando el principal centro educativo del Valle. Para ello, se puso en marcha el proyecto piloto “Diviértete y Aprende”, con el objetivo de transmitir a los estudiantes la importancia del inglés como segunda lengua, así como la necesidad de desarrollar habilidades que despierten el gen emprendedor. Entre las actividades ofertadas se encuentran sesiones de apoyo escolar, informática, inglés… fuera del horario lectivo, además de viajes culturales a distintas ciudades europeas. De forma paralela, se ha trabajado con las escuelas rurales unitarias, ofreciéndoles estas sesiones adaptadas a sus circunstancias.

Pero los niños no son los únicos destinatarios de las actividades, también se organizan distintas actividades para contribuir al desarrollo de los jóvenes de entre 18 y 30 años, pudiendo así acompañarlos en su formación laboral para mejorar el tejido empresarial de la zona. Enfocados a los mayores, se trabajan iniciativas como el Club de Lectura o los Talleres de Memoria y, en el caso de los adultos, se organizan distintos talleres para favorecer la cohesión social, promover el espíritu ciudadano e impulsar iniciativas económicas y culturales, como el taller de trajes de zamarrones o los talleres para posibles oficios complementarios.

Para el desarrollo de esta área se cuenta con un grupo de dinamizadores que se encuentran en el territorio, ejecutando los proyectos o iniciativas que anualmente se planifican. Además, en la Casa Rectoral de Puente Pumar, consolidada como sede de la Fundación Botín en el valle, se desarrollan actividades de carácter social y cultural, organizadas tanto por la Fundación Botín como por los habitantes del valle, lo que supone que anualmente pasan por la Casa Rectoral más del millar de personas.

Equipo Desarrollo Rural

Nuestro equipo de Desarrollo Rural está formado por profesionales que trabajan para dinamizar y promover el desarrollo sostenible del medio rural.

Jose María Ballester, director del área de Desarrollo Rural.

Funcionario Internacional y crítico de arte, ha sido Vocal del Jurado de los Premios Príncipe de Asturias (1999 y 2000) y del I Premio Internacional Reina Sofía de restauración de Monumentos en América Latina, además de Vocal y Vicepresidente de los Premios de Patrimonio de la Unión Europea / Concurso Europa Nostra, hasta su elección como Presidente en el año 2012.

En 2004, la Fundación Botín le encarga el diseño y la Dirección de un Programa de Desarrollo, basado en la inteligencia del Territorio y en la potenciación de los recursos patrimoniales en un área de Cantabria, el Valle del Nansa y Peñarrubia.

Bruno Sánchez- Briñas Vázquez, coordinador del área de Desarrollo Rural.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresa por la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) y Executive MBA en San Telmo Business School, se incorporó a la Fundación Botín como coordinador del Programa de Desarrollo Rural.

Además, desde 2016 se integra en el equipo del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina como Coordinador Académico y de Organización.

Silvia Camafreita, responsable de actividades en la Casa Rectoral.

Se incorpora al área de Desarrollo Rural en el año 2009, como responsable de la gestión y mantenimiento de la Casa Rectoral de Puente Pumar, sede de la Fundación Botín en el Valle del Nansa.

También colabora en proyectos de apoyo a los emprendedores, atiende las necesidades y gestiona las redes sociales.

Guía: Descubre el Valle del Nansa y Peñarrubia

Ya está disponible la Guía del valle del Nansa y Peñarrubia. Una forma de conocer el valle en todos sus aspectos: geografía, historia, patrimonio, arte, paisajes, rutas, gastronomía, alojamientos, artesanía… y mucho más.

¿Te gustaría tener la guía completa? Mándanos un email.


Testimonios

Testimonios sobre Desarrollo Rural

"Consideramos que es una experiencia realmente única y especial ya que a la vez que tienen la oportunidad de viajar y conocer mundo, aprenden el trabajo tanto individual como colectivo, el esfuerzo y el compromiso. Creo que es una actividad que conlleva una gran motivación para futuras experiencias que se les vayan a presentar a lo largo del camino y que comprueben que el mundo es mucho más grande y diverso que lo que ellos ven cada día. Por ello, queremos agradecer a la Fundación Botín y, en especial, a Arancha y a Jordi, la paciencia para con los niños y con los padres, así como su tremenda generosidad. Nos dan mucha confianza y la seguridad de dejar a nuestros hijos en las mejores manos".

MADRES DE NIÑOS
participantes en las actividades de dinamización social.

"Si nos preguntasen en qué consiste nuestro trabajo, podríamos resumirlo en que le recordamos a la gente que existen multitud de puertas esperando ser abiertas; el dinamizador no las coloca, no las crea, ya estaban y seguirán ahí; simplemente ayuda a mirarlas de otra manera e incita a disfrutar de lo que esconden. En el Valle del Nansa esas puertas guardaban ricos tesoros del patrimonio inmaterial, amenas tardes de ocio y formación, espacios lúdicos y deportivos para los más pequeños y multitud de iniciativas. Todas ellas conducen a la reconstrucción social de una zona cuya población desciende cada año. A través del programa Patrimonio y Territorio de la Fundación Botín cumplimos una función indispensable desde la sombra, y a la vez constituimos el barómetro de la salud social. En la sombra, porque nuestra función debe ser relevada lo más pronto posible por la propia población, y barómetros porque somos quienes tenemos el privilegio de celebrar a pie de campo los resultados con la gente, reír y llorar con ellos, y detectar nuevas necesidades "desde dentro". Detectar emoción y transformarla o canalizarla hacia el beneficio de estas gentes es el objetivo de nuestras actividades, independientemente del campo desde el que trabajemos".

JORGE GARCÍA, ARANCHA AGUIRRE Y MARÍA BULNES.
Equipo de Dinamización del Programa Patrimonio y Territorio.

"En los cinco años de actividad con los que cuenta el Proyecto Ganadero auspiciado por la Fundación Botín se ha logrado un avance importante en la cadena de comercialización, pasando los ganaderos de ser vendedores de animales a comercializadores de carne, lo cual supone una mejora evidente en la rentabilidad de las explotaciones ganaderas. Además, se ha creado una asociación de ganaderos y se cuenta con la permanente apuesta de la empresa Semark para la comercialización de los productos. Seguimos trabajando en lograr una mayor producción y continuar con la mejora productiva como retos fundamentales para asegurar el éxito final del proyecto".

ÁNGEL RUIZ MANTECÓN.
Director Técnico del Programa Ganadero para la Producción y Comercialización de Carne de Calidad de Cantabria.

"Fruto de la dinamización del Proyecto Ganadero que la Fundación Botín, en colaboración con el CSIC inició en el Valle del Nansa y Peñarrubia, se ha constituido AFTECA (Asociación para el Fomento de Terneros de Cantabria), a la que pertenecemos a día de hoy cincuenta y siete socios de diferentes zonas de Cantabria. Gracias a este proyecto y al incondicional apoyo de la cadena de Supermercados LUPA, tenemos una alternativa para revalorizar nuestras explotaciones, dando salida a nuestros productos sin intermediarios y reconociendo la calidad de los mismos".

JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN DE GANADEROS DEL PROGRAMA.

"La iniciativa Nansaemprende ha supuesto para nuestra empresa familiar la adquisición de unos conocimientos y una visión objetiva de la realidad comercial, económica y fiscal de la que hasta ese momento carecíamos. Gracias a todo ello, pudimos hacer realidad un proyecto de negocio, del que ha nacido una cooperativa y a través del cual se da trabajo a cinco personas".

ELISABET RUBIO DE MARCOS.
Representante de la Cooperativa familiar el Invernal de San Ignacio, 1º Premio Nansaemprende 2014.

"Desde las primeras sesiones de creatividad, en las que entre otras cosas tuvimos que imaginar una campaña de marketing para nuestro propio funeral, quedamos cautivados con el Programa. La oportunidad de tener profesores de máximo nivel y una organización impecable nos ha dado un fuerte empuje en nuestro camino empresarial. Estamos muy agradecidos a la Fundación Botín y a todo el equipo de Nansaemprende por esta experiencia".

NATALIA GARCÍA DE LA RASILLA ARAMBARRI.
Directora de Sup-Dreamers, 3º Premio Nansaemprende y Presidenta de la Asociación de Emprendedores Nansaemprende.

"Gracias al Proyecto Ganadero, puesto en marcha por la Fundación Botín, y al incondicional apoyo de la cadena de supermercados LUPA que absorbe toda la producción, tenemos una alternativa para revalorizar nuestras explotaciones, en las que se crían en su mayoría animales de razas autóctonas, dando salida a los productos sin intermediarios y reconociendo la calidad de los mismos".

MANUEL HERRERO PIÑERA.
Presidente de AFTECA.

"El trabajo que la Fundación Botín ha llevado a cabo en el Nansa ha permitido a los niños y niñas de nuestro valle disfrutar, en igualdad de oportunidades, de unas actividades lúdico-formativas que seguro no olvidarán (viaje a Londres, campamento de verano, actividades extraescolares...) y que además de favorecerles de forma particular en su crecimiento personal contribuyen al enriquecimiento global de nuestro entorno. En nombre de la Asociación Nansa Joven queremos agradecer a la Fundación Botín las oportunidades que nos brinda".

ALMUDENA COSÍO GONZÁLEZ.
Presidenta de la Asociación de Madres del Nansa "Nansa Joven".